Reseña Literaria Escrita por: Mary Carmen

_____________________________________________________________________________________

Para ser escritor se debe comenzar por ser lector, un apasionado lector. Después sólo hay que dejarse llevar por la fantasía, la loca de la casa, como la llamaba Santa Teresa.

A golpe de impronta Rosa Montero en su libro La Loca de la Casa muestra el proceso creativo de destacados escritores. Qué llevó a Melville a escribir Moby Dick, o cómo era Tolstoi, o qué pensaba Italo Calvino o porqué es interesante leer de Marguerite Yourcenar “Como me salvó Wang-Fó”, la importancia de las parejas en la vida de los escritores o de los buenos amigos, como en su caso Alejandro Gándara, y alguna que otra anécdota destacada, más acorde con la ficción de la literatura que con la realidad de la vida, por ejemplo el intento fallido de Verlaine de matar a Rimbaud que terminó con el primero en la cárcel y con el segundo en el hospital. De manera liviana desfilan escritores: Goethe, Henry James, Rilke, Cervantes, Truman Capote, Stevenson, García Márquez… entre otros muchos, de cada uno queda una traza que lo individualiza y lo acerca a todos aquellos que se sienten tentados a escribir.

Es un recorrido aleatorio y didáctico por la literatura, por la ficción narrativa y por su experiencia personal como escritora: “Escribir es estar habitado por un revoltijo de fantasías, a veces perezosas como las lentas ensoñaciones de una siesta estival, a veces agitadas y enfebrecidas como el delirio de un loco”, y es un juego hábil de no tener miedo de visitar todos los mundos posibles y algunos imposibles.

Es un libro para aprender de la Literatura, de la Vida y de la Escritura.