Micro Relato escrito por : Pepe Marquina

___________________________________________________________

Mi hijo es muy joven para la edad que tiene. Y además es muy agradecido, comprende las cosas y sabe agradecerlas.

Me agradece poder estudiar en un instituto, poder realizar las actividades que más le gustan, poder hacer viajes a final de curso con sus amigos, poder ir a la playa, tener su ordenador personal y poder descargarse todos los partidos de baloncesto que le interesan.

Me agradece los bocadillos que le preparo por las mañanas, y los libros de lectura que le compro. Me da las gracias por prepararle el desayuno, esas tostadas con mantequilla y mermelada de ciruela que le vuelve loco, el zumo de naranja desde que nació y un poquito de queso semicurado; me da las gracias por prepararle el vaso de leche y acercarle los croisanes de chocolate; pero lo que no entiende y me lo reprocha con vehemencia es que le deposite una cucharada de cola cao en la leche y yo no sea capaz de darle vueltas con la cucharilla para que se disuelva; me dice que eso es, no tener vergüenza, y que es indicio de no ser buen padre, y que pocos padres al preparar el desayuno a sus hijos se olvidarán de disolver el cola-cao. Yo me callo, pero me ha amenazado con hacer una estadística de los padres que no disuelven el Cola cao para dejarme en ridículo.

Me voy a Mercadona a comprar Neskuit.

Es instantáneo.

Instantaneo

___________________________________________________________

Anuncios