Relato Breve escrito por : Merche Postigo

______________________________________________________________________________________________

Una broma pesada-2Era una tarde de domingo. En la casa de los Cooper se celebraba el décimo cumpleaños de Carla, la hija pequeña de la familia. Una niña tan dulce y preciosa como caprichosa e insolente. Al llegar la hora de apagar las velas Carla se encerró en el baño.

       ¡No, no quiero salir!

       ¿Pero qué dices nena?, no seas tonta y sal del baño ahora mismo- le dice el padre manejando con la mano el pomo de la puerta.

       ¡Que no salgo!

       No me hagas gritar, por favor, sal ahora mismo del baño.

       Papa, pero ¿Esta el tío en el salón?

       Pues claro que si, el tío está en el salón con todos los demás, ¿donde quieres que este?. Están todos esperándote para apagar las velas de tu tarta de cumpleaños.

       No quiero apagar las velas.

       ¿Por qué? ¿Qué tiene de malo apagar las velas?. Venga, deja de decir tonterías y haz el favor de salir.

       Y ¿luego me daréis todos un beso?.

       Carla, ¡estás un poco tonta hoy!, Pues claro que te daremos todos un beso, es tu cumpleaños y queremos desearte un feliz cumpleaños con un beso.

       Pero, papa ¿también el tío me dará un beso?

       Si claro, que sí.

       Es que yo no quiero que el tío me dé un beso.

       ¡Esto si es que es bueno!- y ¿a qué viene esa estupidez? – El tío te quiere mucho y si se entera de esto se va a enfadar.

       Pues que se enfade. Me da igual, yo no quiero darle un beso al tío.

       Abre la puerta del baño y sal. Ya hablaremos de eso cuando hayas soplado las velas de la tarta.

       ¿De qué es la tarta papa?

       De chocolate con chantillí helado.

       Y el tío va a comer tarta también

       ¿Eres tonta?. Todos vamos a comer tarta.

       Pues yo no quiero que el tío coma de la tarta.

       Estoy empezando a perder la paciencia, si no abres la puerta ahora mismo le diré a tu madre que venga y ya verás.

       Me da igual, mientras no venga el tío.

       Entonces le diré al tío que venga.

       No papa eso no por favor!

       Pero se puede saber qué te pasa con el tío para que te comportes de esta forma tan estúpida.

       No me gusta que me besuquee. Siempre hace muchas tonterías. Mis amigas no lo quieren tampoco.

       ¿Qué es lo que estás diciendo?. Tu tío te quiere mucho. Siempre te lleva en brazos cuando te cansas, y te invita al parque de atracciones y te da todos los regalos que le pides.

       Si eso ya lo sé, y me gusta, pero no quiero que me bese.

       Nena, ¿Qué es lo que estás diciendo?  ¿A caso el tío te ha hecho algo que tú no querías que te hiciera?

       ………..

La niña no responde y el padre se aleja de la puerta del baño y entra en el salón. Todos están expectantes y lo miran con ojos indiscretos. Con un gesto de la mano, llama a su hermano, de pie al fondo de la sala, y le pide que le acompañe. Delante de la puerta del baño y en voz baja le explica que la niña no quiere salir.

       Carla que ocurre, ¿Por qué no quieres salir? – Le pregunta el tío a la niña.

       Quiero que te marches, no quiero verte.

       Pero si te he traído el regalo que tú querías.

       Vete, vete- gimotea la niña desde el otro lado de la puerta

       ¡Esto no es normal!. – Dice el padre de Carla

       Pues claro que no es normal.- Responde el tío

       ¿Es que ha ocurrido algo? – le grita el padre de Carla al tío.

       ¿Pero qué tonterías dices hombre?, ¿Insinúas que he podido hacerle algo malo a tu hija?

La madre de Carla salía en ese momento de la cocina con los aperitivos para los invitados y al escuchar la conversación, se acerca a la puerta del baño.

       ¿Qué dices? ¿le has hecho algo a mi hija?

       ¡Que yo no he hecho nada!. ¡joder! – gritó el tío

       Pues algo habrás hecho para que le dé miedo salir del baño.

       Pero bueno, ¿que estáis insinuando?

La madre de Carla mira a su cuñado, y sin previo aviso, le estampa una bofetada en la cara. Seguidamente comienza a gritar y le pide que abandone la casa, que no quiere pervertidos en su casa y le pide que no vuelva nunca más. El padre de Carla mira con sorpresa a su mujer y le sujeta el brazo evitando la segunda bofetada en plena trayectoria.

       ¿Pero es que te has vuelto loca?

       Si tu hermano ha abusado de la niña, no quiero verlo nunca más cerca de ella.

Los invitados algo confundíos, escuchan los gritos desde el salón. El Chantillí de la tarta empieza a derretirse y a chorrear por el mantel blanco, las velas pierden el equilibrio y caen enciman del chocolate. El tío, sin mirar a nadie, abandona la casa ante el acusador silencio de los invitados. Se escucha la puerta del baño al abrirse y Carla aparece con aspecto inocente en el salón. Se dirige hacia la tarta y pregunta por su tío.

       Cariño el tío se ha ido – le dice su padre sombrío.

       ¿Por qué? Pero si había prometido hacerme cosquillas con la barba.

Todos se miran sorprendidos al tiempo que la niña comienza a desempaquetar sus regalos.

_______________________________________________________________________________________________

Anuncios