Micro Relato de Pepe Marquina

————————————————-

Hoy no he ido a la playa. Hoy tocaba shopping.

A primera hora he llegado a una tienda de ordenadores. Por las características que he leído me ha interesado un modelo. El precio está en los márgenes que quiero gastar. El vendedor me ha dicho que era un portátil extraordinario, porque él se lo regaló a su novia y desde ese día la novia le quiere mucho más.

Después he ido a la típica ferretería que venden de todo. Me ha gustado una barbacoa por lo sencilla, bien estructurada y el poco espacio que ocupa. Ha llegado el dueño, me ha dicho el precio y me ha seguido pareciendo muy interesante. También me ha dicho el dueño, que es magnífica porque él se la regaló a sus padres y están tan contentos que todos los sábados cena con ellos porque hacen barbacoa.

He ido al final de la tarde a otra tienda donde venden helicópteros. Había uno que me gustaba, pero necesita mucho combustible. Por respeto, por si algún lector lee esto, no quiero decir el precio, del helicóptero, no del combustible. El vendedor me ha dicho que era el mejor helicóptero que tenía de los expuestos y del catálogo; también me ha dicho que él mismo se lo regaló a su suegro para que viajara lejos, y desde entonces ya no ha vuelto a aparecer por casa.

————————————————————-

Anuncios