Sueltos de Pepe Marquina

Aquella sonrisa que le dedicó, me partió el corazón en mil pedazos.

A partir de entonces no tuve corazón para quererla.

Fin———————