Suelto escrito por Pepe Marquina

Los actores de teatro son capaces de hacer muchas cosas a la vez. Cuando están representando una obra, cómica o dramática, están concentrados en el argumento. De vez en cuando miran al patio de butacas. Siempre lo han hecho. Toda la vida.

Pero ahora es muy diferente.

Observan sorprendidos desde el escenario, incluso en el clímax de la obra, que las caras de algunos espectadores del patio de butacas se iluminan de azul. No son efectos especiales de la obra representada, no. Son los espectadores que dejan de seguir la obra, para satisfacer las adiciones tecnológicas: comprueban en su móvil las llamadas perdidas, los sms, los whats app…

Si Shakespeare, Lorca o Arthur Miller levantaran la cabeza…

Fin…

Anuncios