Relato breve de Víctor García Antón

extraído de su libro “Volanderas

….

Lola y el farolEn el último consejo vecinal se ha conversado largamente sobre la iluminación de nuestro parque infantil. No ha habido consenso. Los seguidores de Lola proponen la instalación de un farol en la esquina del columpio. La hilera de bombillas de colores que rodean el parque infantil ofrece poca luz y el columpio queda en penumbra cuando llega la noche. Dicen los seguidores de Lola que no saldría caro. Y que la instalación del farol daría mayor claridad al parque además de iluminar el columpio.

Pero la propuesta tiene también sus detractores. Los amantes de la astronomía argumentan que, si se instala el farol de luz junto al columpio, ellos no podrán contar con claridad las estrellas. No les falta razón. El parque infantil es un espacio pequeño y ese es parte de su encanto en las noches de verano. El carrusel está situado a escasos metros del columpio. Y es allí, en el carrusel, donde los amantes de la astronomía se tumban boca arriba a contar las estrellas mientras el cielo da vueltas sobre  sus cabezas.

El motivo de la instalación de un farol en la esquina del parque no se le escapa a nadie. Los seguidores de Lola necesitan buena luz para no perderse un detalle de su magnifico cuerpo. La esperan cada noche tomando posiciones frente al columpio. Y basta que Lola llegue al parque con sus andares rotundos para que todos la aclamen. Después de saludar a sus vecinos, Lola se desnuda. Acomoda sus caderas anchas en el neumático del columpio y se agarra fuerte a las cadenas. Luego comienza a columpiarse atrás y adelante sin ninguna ayuda; primero con balanceos cortos y después, poco a poco, más amplios. Pero el momento en que más se echa de menos un buen farol de luz es cuando Lola separa las piernas. Solo se oye el chirriar de las cadenas en el brillo del larguero del columpio. Lo demás queda en penumbra. Parece ser que, a la ida, Lola separa las piernas y, a la vuelta, las juntas. Pero algunos sostienen lo contrario y nadie lo puede asegurar. Lola

.

.

 

 

Una mujer ha advertido en el consejo vecinal que hay riesgo de que se partan las cadenas del columpio. Desde entonces, todos fantaseamos con ver algún día a Lola volando desnuda por los aires.

.

.

Víctor García Antón

.“Una escritura indisciplinada, llena de frescura.” 

Víctor es profesor de escritura y relato en los Talleres Fuentetaja, donde ha publicado un texto en la colección de ensayos Escritura Creativa. Cuaderno de ideas.

Tiene 3 libros de relatos publicados:  Amor del bueno (2005) – Nosotros, todos nosotros (2008)  – y Volanderas (2014)

 

….