Suelto escrito por Pepe Marquina

,,,

Nunca me han gustado los tópicos.

Cuando era pequeñito y tenía 6 ó 7 años tuvimos una reunión familiar.

En un momento dado alguien de los adultos me puso de ejemplo del típico niño que nunca había roto un plato.

Me resultó odioso. Repelente. No me gusta que me pongan como ejemplo de bueno. Siempre prefiero que me pongan de ejemplo de malote. Se triunfa mucho más.

En esa reunión rompí moldes. Me rebelé y en un momento dado, intencionadamente, dejé caer un plato al suelo. Dije que estaba fuera de la mesa y no lo pude sujetar. Los mil pedazos me alegraron el alma y entristecieron a la dueña del plato. Cambié el estigma y me quedé tan feliz.

Hay personas que esto no lo han hecho de niños. Sin embargo tiene la misma validez aunque se haga de adulto.

Fin

Anuncios