Suelto escrito por Pepe Marquina

A Neruda le gustaba organizar fiestas en su casa.

Lo hacía con cierta frecuencia y acudían un número muy considerable de personas de todas índoles y colores.

En una ocasión, cuando todos disfrutaban de la velada, un periodista, alejado del murmullo, se concentró en un rincón. Estaba escribiendo.

Se le acercó Neruda y le preguntó qué hacía. “Estoy escribiendo un artículo” -le contestó.

Neruda le preguntó sobre qué versaba el artículo. Después le dijo que él mismo se lo escribiría. En veinte minutos Pablo Neruda escribió un artículo de los que quitan el habla.

El periodista, además de admirarle, le dijo que eso era fruto de la inspiración. Neruda, casi enfadado, le contestó con mucha energía que eso no era inspiración, “eso es oficio, muchacho”.

Sí, oficio, es decir trabajo diario, disciplina ejemplar, máxima concentración y sobre todo, no perder de vista la vida.

Fin…

Anuncios