..

Ocho jóvenes son multados por consumir bebidas en horas nocturnas en una plaza de una ciudad española.

Hasta aquí todo perfecto. Los jóvenes beben a altas horas, los vecinos protestan y la policía municipal multa con 100 euros por barba.

Los chicos van y protestan. Dicen que bebían agua. Bueno alguno refrescos. Cuatro, los chicos, estaban jugando al parchís. Las otras cuatro, las chicas, hablaban bajito, de la prima de riesgo y el bono alemán, para no molestar a los vecinos.

Los vecinos protestan porque los dados hacían mucho ruido al caer sobre el tablero de juego, porque alcanzan mucha velocidad dentro del cubilete que unida a la fuerza centrífuga hace que cuando salen se parecen a los mihuras al salir del corral para correr el encierro por la calle Estafeta de Pamplona.

Los policías, de oposición reciente, y muy bravos por el estreno nocturno en el mundo de las multas, tiran de factura, les exigen un autógrafo y les requisan el parchís.

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios