Carver y Gallager 15 de mayo de 1988

En el relato “Una cosa más” Raymond Carver muestra su peculiar forma de ver y entender su bien conocida enfermedad, el alcoholismo.

..

Carver, para contar esta historia, nos muestra la evolución perfecta de sentimientos acompañada de sus respectivos comportamientos. Las opiniones, los conflictos, el control, o mejor aún la falta de control, y la unidad para dar vida a una familia , son usados para descubrir al lector como se Carver lucha por la enfermedad.

La historia está contada en tercera persona, obligando al narrador a que no se posicione con ninguno de los personajes, aportando indiferencia al relato, una indiferencia que reitera sobre los efectos reales del alcoholismo.

El narrador comienza informando al lector sobre Maxine la mujer de LD, y sobre sus intenciones, unas intenciones muy bien definidas y meditadas, que son compartidas por la hija de ambos Bea. La hija, que tanto insiste para convencer a su padre en el abandono del alcohol, y a la que el protagonista del relato, LD, no respeta, mofándose de sus opiniones de forma continuada.

Raymond muestra con claridad espantosa como el alcoholismo simboliza la falta de control – falta de control para combatir la enfermedad y falta de control que desemboca en violencia. De una forma muy explícita, Raymond, deja ver al lector lo absurdo de los argumentos de Bea sobre la posibilidad de eludir las enfermedades solo con desearlo y como todo esto a LD le resulta estúpido y le incomoda.

En el proceso evolutivo que tiene el protagonista, Raymond también nos muestra la evolución hacia la dependencia que desarrolla el protagonista para con su familia, cuando se da cuenta de su situación, de su realidad. Una dependencia hacia la unidad familiar. Una unidad familiar que sin embargo Maxime y Bea mantienen activa y dejando fuera al protagonista como castigo por no abandonar el alcohol.

Carver cierra su cuento mostrando la evolución final del protagonista hacia la inseguridad. Debatiéndose entre el amor a su mujer y a su hija y su imposibilidad de convertirse en lo que ellas anhelan.

Como dijo Carver :

“Nunca escribí una frase que valiese la pena mientras estaba bajo la influencia del alcohol”

..

Esto nos da pie para leer este maravilloso y soberbiamente relato escrito por Carver, estando sobrio.

Anuncios