Suelto escrito por Pepe Marquina

Muchos se llevan las manos a la cabeza, sin embargo el que recibió la multa la pagó sin rechistar (porque le hicieron el 50% de descuento).

Un gallego pagó un montón de euros por adelantar con su vehículo a un perro, que corría por la carretera,  sin guardar la distancia de seguridad.

“Es cierto -dijo el denunciado- no respeté la distancia de seguridad”. “Reconozco que si el perro hubiera frenado de golpe, no habría tenido el espacio necesario para frenar mi coche  y lo podría haber matado”.

“No tuve paciencia suficiente porque estuve durante casi 4 kilómetros detrás de un camión y cuando pude hice un adelantamiento inadecuado”. “He pagado la multa y le he pedido disculpas al perro por el riesgo que le hice correr”.

El perro, al conocer las disculpas, ha ladrado un poco, no mucho.

Fin…

Anuncios