Para Sócrates la felicidad estaba en conocerse a sí mismo.

Para Platón la felicidad estaba en el amor.

Para Aristóteles estaba en la búsqueda de la verdad.

Para Epicuro se encontraba en el vivir bien, en el placer.

Para Séneca la felicidad consistía en practicar la virtud.

Para Enrique Rojas consiste en conseguir lo que deseas. Es decir el equilibrio entre lo deseado y lo conseguido. Hacer el mayor bien posible  y el menor mal consciente.

Para quien esto escribe la felicidad la busca y la encuentra en la brevedad de cada suelto.

Fin…

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios