En una ocasión me contó mi padre que en la revista satírica La Codorniz, hace muchos años, y coincidiendo con los santos inocentes, en la portada se veía un tren que comenzaba a entrar en un túnel.

En la página siguiente, como era un túnel, estaba todo de negro. Y en la siguiente, y en la siguiente. Digamos que como no había luces, no como ahora que tenemos tantas luces, pues en pleno túnel se veía todo negro, muy negro.

Las páginas siguientes seguían siendo negras, muy negras. Vamos que era de risa, pero negra. Como si fuera humor negro pero con poca gracia.

En la contraportada se veía cómo salía el tren del túnel y ya no se veía todo negro.

Vaya humor.

La codorniz

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios