Este es uno de los poemas del libro “Con mi amiga la luna” de Fernando Antonio Yela Gómez, libro de poesía que ha presentado el 1 de Julio a las 19,00 horas en la Biblioteca Pública de Guadalajara.

En el mirador, la reina

peina y peina a la princesa.

Ocupa horas y horas

derrochando su paciencia.

Brillantes rayos de sol

son las sedosas trenzas.

Un girasol del campo,

de pronto se da la vuelta.

Ha esperado al mediodía

para ver a la princesa.

La princesa le sonríe,

del girasol está presa.

La campanilla, que mira,

repica a día de fiesta.

-¡Ay, mi trenza dorada!

¡Ay, mi dulce princesa!

No dejes que yo me vaya.

¡Que la noche aquí no venga!

-¡No gires mi tornasol!

¡No te alejes de la cerca!

Y espera a que me peine

la segunda de mis trenzas.

Ya naranjea la nube,

ya atardece por la vega

y la noche con su manto

desde lo lejos acecha.

-¡Cuídalo, ardiente sol,

hasta que peine mi trenza!

El girasol se inclina,

se resiste a dar la vuelta.

La campanilla dorada,

que sigue estando en alerta,

un rayo de luna pide

para el bien de la princesa.

El girasol se revuelve,

apenas le quedan fuerzas.

Se acerca la negra noche

que no quiere la princesa.

Entonces la Luna grande,

que ya no se despereza,

lanza un rayo de luna

que de alegría los llena.

En el mirador, la reina

ya ha peinado a la princesa.

CONMIAMIGALALUNAcubierta.indd

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios