En 1909 Marcelino Menéndez y Pelayo prologó “Mis flores” un libro de poesía que escribió Concha Espina. Pero Marcelino le aconsejó a Concha que abandonara el verso, porque “la vida es prosa”. Así lo hizo.

Hace unos días  dos amigos discutían sobre los géneros literarios de la prosa y la poesía. Ambos querían tener razón y cada cual defendía,  a capa y espada, el género que más le gustaba. La discusión subió de tono, llegaron a las manos, sacaron un arma y uno de ellos murió.

Murió el amante de la poesía.

“La vida es prosa”.

Concha Espina y Marcelino Menendez y Pelayo

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios