Extraído de un artículo de Julio Collado con el mismo título.

“Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte; que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer ni  hoy ni mañana ni nunca por mucho que los nadies la llamen; aunque los pique la mano izquierda o se levanten con el pie derecho o cambien de año cambiando de escoba. Los nadies, los hijos de nadie, los dueños de nada…, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, los nadies, jodidos…Que no son aunque sean; que no hablan idiomas sino dialectos; que no practican religiones sino supersticiones; que no hacen arte sino artesanía; que no son seres humanos sino recursos humanos; que no tienen cara sino brazos; que no tienen nombre sino número. Los nadies, los hijos de nadie, los dueños de nada, que cuestan menos que la bala que los mata…”.     

..

Julio Collado acude a este poema-desahogo de Eduardo Galeano para comprender lo incomprensible.  Leyó Julio estas denunciadoras palabras

“mientras oía la tragedia de los nadies que buscan la vida en Europa y encuentran la muerte en el Mediterráneo. Este mar, que fue cuna de civilizaciones, amalgama de culturas y religiones, también de guerras, es hoy, ¡qué vergüenza!, la cloaca en la que los países más ricos arrojan a los que huyen del hambre y de la guerra mientras lo surcan unos pocos privilegiados en cruceros vacacionales”.

..Nadie podrá matarte

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios