.

En todas las casas hay materia oscura. Incluso en la Casa Blanca.

Y en el club blanco por excelencia. El Real Madrid.

Ahí está Cristiano, que le dice al oído a su próximo entrenador que quiere pedir la baja en la empresa actual  y fichar por los vecinos franceses porque está cansado de lavar tan blanco. Quiere cambiar de color.  Lo dicho, materia oscura.

Benzema,  por el contrario,  juega en los dos países, pero últimamente el perteneciente al club blanco deja entrever rayitas de materia oscura.

Menos mal que las alegrías a la parroquia blanca las proporciona Bale (Vale para la mayoría) que costó poco dinero, juega los noventa minutos y se está hinchando a meter goles.

Materia oscura

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios