.Una camisa-Medardo fraile-pescadores

Sinopsis del Relato “Una Camisa”

Historia de un barrio de pescadores pobre, donde vive Fermín Ulía, un marinero pescador endurecido y triste por no haber conocido al amor todavía.

En un viaje a Dover, donde Fermín llegará con la temperatura adecuada y dos botellas de aguardiente, encontrará a su  Mari, una joven rubia, una rubia de las del norte que lo esperaba en el puerto.

Ella le compra una camisa escocesa de colores suaves en los Almacenes Nuevos, donde se besaran por primera vez para Fermin, detrás de un maniquí. Él querrá pagar la camisa (alardeando de su condición de hombre duro) pero se dejará seducir por ella, permitiéndole que pague la camisa. Terminaran el día juntos, y disfrutaran de los efectos de la embriaguez.

A la vuelta a su barrio pobre de pescadores pobres, Fermin recordará y echará de menos a su amada Mari. Vivirá su amor por ella a través de la camisa. La camisa será su compañera le acompañará siempre, sobre todo cuando salga a la mar a faenar.
Pero una madrugada Fermin dejará la camisa colgada en el tendedero, secándose. La ausencia de viento era evidente, pero a eso de las cuatro de la madrugada, la camisa comenzó a ondear en sus cuerdas, al rato se quedó rígida, con las mangas señalando al suelo. Fermín moriría a esa misma hora en la mar.

El Análisis del Relato

En este relato Medardo utiliza un tono coloquial, casi entrañable y cercano, muy cercano, para conseguir y evidentemente, lograr complicidad con el lector. Cuentos de verdad-Medardo Fraile-Una camisa

Medardo consigue hacernos ver con sus metáforas a ese pobre pescador de “mares pequeños y gran corazón”, Utilizando un discurso narrativo total, usando todas las palabras, frases y párrafos a su alcance, para enseñarnos el mar, a los marineros y a su nada afortunado mundo.

Es un relato corto, narrado en tercera persona, utilizando un narrador aquiescente, casi testigo, que en algunas ocasiones puede estar pegado a Fermin, pero en otras se aleja totalmente de él. Escrito con una voz impersonal, que se aproxima más a la poesía que a la prosa.

Se necesitan dos lecturas o quizás más, para apreciar la riqueza lingüística que utiliza el escritor y la diversidad de metáforas y campos semánticos tan enriquecedores que nos ayudaran a visualizar las escenas. Aquí os dejo algunos ejemplos (por si aún no habéis leído el cuento)

“Fermín Ulía, pobre y todo —desde su barrio pobre”

“Había recorrido ya, si no los siete mares, al menos dos o tres.”

“… entre las ventanas de las casas la ropa iba secándose en drizas débiles que habían cambiado la vela por la camisa y el pañal.”

“Era un amor a barlovento, con labios de pez y alma de serrín”

“Ella tenía los labios tan sabrosos como la anchoa.”

“El recuerdo, abarloado para siempre a la muchacha, le hacía salir al chicharro y al verdel como el que lleva intención de hacer novillos.”

La parte más admirable, a la par que extraña del relato, es la forma que el autor tiene para anticipar la muerte del protagonista y su posterior confirmación de la misma (Según me han indicado, esto puede ser no tanto una forma literaria de enfocar el desenlace, sino mas bien una forma de hacer que tenían los relatistas de la época)

A eso de las cuatro, sin viento alrededor, la camisa comenzó a moverse …. Luego se quedó rígida, extenuada, como un palo; con las mangas señalando al suelo.” 

Fermín Ulía murió ahogado en el mar, a eso de las cuatro, aquella misma noche.

Singularmente GENIAL.

.

Medardo Fraile

Análisis realizado por Merche Postigo colaboradora de la Liberia de Merce
Anuncios