Albert Einstein(1879-1955),  fue Premio Nobel de Física en 1921.

En los años 1920 comenzaba a ser conocido por su Teoría de la Relatividad.

Le llamaban de muchas universidades para dar conferencias. Como no le gustaba conducir contrató a un chófer  con el cual se llevaba muy bien.

Después de muchos viajes y muchas conferencias, Einstein le dijo a su chófer que le resultaba muy aburrido tanta conferencia y contar siempre lo mismo.

El chófer le tomó la palabra y le propuso que la próxima conferencia se la dejara dar a él, porque se sabía de memoria el contenido de la exposición.

Intercambiaron sus ropas, llegaron a la sala de conferencias, y como todavía no conocían al genio, fue el chófer el que se acercó al estrado y comenzó a impartir la lección.

La credibilidad fue total y el engaño perfecto. Pero surgió entre el público un profesor entendido en la materia, que le hizo una pregunta de tal enjundia,  que el conferenciante accidental no sabía y le contestó:

-Esa pregunta es tan fácil que se la va a contestar aquel señor que está sentado al final de la sala, que es mi chófer.

Einstein_Godel

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios