PRIMERA PARTE – (TRES HISTORIAS ÉPICAS) by BROTHER W. KELLOGG

Prof. de Grado Asociado al Antropologic Dpart.
De Salish Kootenai College- (St. Pablo, 406- Campus Univ.)

 Traducción: T. NANCLARES


 BIOGRAFÍA CONCISA DE MYKE SELVE-Mike Selve

La escasez de auténticas noticias sobre su vida es algo que no por conocido deja de resultar asombroso. Naturalmente, nos referimos a datos fehacientes y no a ese extenso aunque pintoresco anecdotario que generaron ciertas editoriales baratas y que, por su parte, jamás se ocupó en desmentir. Es más, podría llegar a sospecharse que de alguna forma él mismo contribuyera a su difusión

Por el contrario, la realidad es completamente distinta, ya que procedía de un territorio remoto, el más olvidado confín de una comarca atrasada e impenetrable. Uno de esos lugares que sólo pueden hallarse en el círculo de estados que forman el Oeste profundo de la Unión. Nos estamos refiriendo al tristemente famoso condado de Methckeen, nombre que saltó a la prensa sensacionalista allá hacia el año treinta, y fue conocido por servir de escenario a las sangrientas correrías de los Mathon Kiki, la temida banda criminal (1) . Por aquellos lugares aún recuerdan con pavor las andanzas de la partida de malhechores y el estado de pánico que instauraron durante casi ocho años en la ya de por sí aislada región del río Ántrax (2), el norte más olvidado de Montana.BIOGRAFÍA CONCISA DE MYKE SELVE-Condado de Montana

A tal circunstancia que, para qué negarlo, sería suficiente para marcar la vida de cualquiera, se ha de añadir un nuevo inconveniente: su nacimiento había tenido lugar en el confinamiento de una mísera reserva indígena. Una de las que se venían considerando más pobres y atrasadas. Tal eventualidad resultaba, por entonces, bastante delicada, pues si no de vergonzosa, si hubiera merecido el calificativo de vergonzante por la sociedad bien pensante en general y las élites culturales en particular(3) . Y lo que resulta más curioso, fue un asunto que siempre procuró ocultar, incluso a aquellas personas que de una u otra forma resultaron más allegadas.

Como es lógico, es algo que hoy resulta difícil de aceptar, pues su obra parece desmentirlo tan rotundamente como sus lectores más incondicionales. Pero no debemos llamarnos a engaño, su venida al mundo había tenido lugar en tal recinto de reclusión y destierro. Nos referimos reserva de Chippewha-cri, el paupérrimo surtido de landas improductivas y boscosas a la que fueron deportados los últimos representantes de las tribus Chiyenne-Ckree, originarias de las praderas centrales, cuatro generaciones antes.

Aún hoy se escucha con mal disimulado morbo en las aulas de secundaria del condado el glorioso capítulo de American National History” (4) , que narra la sangrienta derrota de las últimas tribus. Y no digamos el pasaje en que el general Samlex – pues sí, el famoso U. Samlex, de tan funesta y odiada memoria- tras su tramposo triunfo sobre los guerreros y en un intento de lograr una rendición incondicional, prometió oficialmente (a tal respecto existe una carta al Congreso que lo prueba)(5) respetar a los supervivientes.

Sin embargo, en algún momento, debió de cambiar de idea pues conseguido el sometimiento y la inherente entrega de armas, no supo sino dar salida a sus instintos sádicos, disponiendo la ejecución sumaria de todos aquellos guerreros que quedasen vivos -estuviesen o no heridos- y de paso, de todos los demás hombres jóvenes del clan.

De esta forma Samlex hacía propia la máxima de otro militar de parecido o igual talante. Considerado aún como gloria nacional y nada menos que “Padre de la Patria”, el general Sheridan sostenía abiertamente que “el único indio bueno es el indio muerto”(6) .BIOGRAFÍA CONCISA DE MYKE SELVE-General Sheridan

No suficientemente satisfecho con tal tropelía, el colérico talante de Samlex reparó en el inerme consejo de ancianos, que clamaba un poco de clemencia. Y hacia él se dirigió con un grueso tomo de la Biblia Evangelya envuelta en la bandera de la Unión. En pleno ataque de histeria y de un solo golpe desnucó al más anciano, que habían elegido como simple portavoz y murió al caer contra una piedra. Al resto ordenó matarlos a porrazos, porque “para que nuestra civilización y estilo de vida triunfen al fin, es imprescindible ahorrar municiones…” (7) .

No obstante logró recuperar el juicio a tiempo y contenerse, guardándose mucho de completar el genocidio -¡por si llegaran a enfadarse esos cretinos de Washington! – prefiriendo decantarse por la más humanitaria medida de la deportación. Así que optó por empujar a golpes de culata a un grupo de mujeres y niños aterrados y famélicos durante casi cuatro meses a lo largo del territorio de dos estados. 

Aquella dolorosa experiencia dejó una marca indeleble en el subconsciente colectivo del pueblo Ckree. Su fruto es una serie de versos recitados en voz baja, a penas declamados, sin casi música, con la voz del que se sabe vencido. Por ese motivo ellos piensan que Docamino (8) no es cantar, sino una más de las formas del llanto.BIOGRAFÍA CONCISA DE MYKE SELVE-Pueblo sioux

Al final se les podía ver apoyándose unos en otros, sin fuerzas ni orgullo, entre nieve y barro. Unos deshechos humanos que se creían los seres más miserables de la tierra por ser los únicos del clan que seguían con vida. Pobres criaturas afligidas, tan arrasadas en su dignidad como desconsoladas por el marido o el padre muerto. Solamente la rabia que para entonces era lo que les quedaba, les empujaba a no detenerse jamás. Hubo quien prefirió seguir noche y día, cayendo y levantándose, arrastrándose sin descanso hasta morir por extenuación.

Dónde restan extraviados mi país y mi tierra
Sólo me queda el suelo abatido del camino
Pues mi tierra
Ya no es más que la mano pequeña
Que agarrada a la mía llevo.

(El Docamino)

Cuando al fin, tras catorce largas semanas, en una sórdida oficina de Helena City, la capital, algún gris funcionario decidió que fueran asentados en los helados bosques de Kidstone (9), aquello les pareció – y así lo recuerdan los que vienen de su estirpe en los cantares – una auténtica liberación. A los supervivientes claro, porque durante el éxodo había muerto la mitad.

Cuando a los bosques llegamos era quien nos guiaba un niño
Herido por el dolor frío de la carne y el caliente del llanto.
Aunque has de saber
Que si su diestra sangraba en un vendaje sucio
En la izquierda portaba la savia de mil generaciones (10)

(El Docamino)

BIOGRAFÍA CONCISA DE MYKE SELVE-Bosques Nevados

Sin embargo, no podemos estar completamente seguros de que este asunto fuera la verdadera causa de su actitud, pues el episodio de la derrota parecía una cuestión asimilada por la generación anterior a Mike. Es más, se podría decir que había llegado el momento en que los más jóvenes del clan comenzaran a esgrimirlo orgullosamente como arma arrojadiza contra el odioso autoritarismo blanco.

Tal vez sean ciertos hechos comentados por la madre durante la única entrevista que se le llegó a realizar (hechos, por cierto, absolutamente negados por el hijo en varias ocasiones, en virtud del proceso de demencia senil que comenzaba a afectar a la mujer) los que permitan arrojar cierta luz sobre tan esquivo comportamiento.

Sostenía ella, y así se lo participó al reporteo del mass-cultural magacine “Very Interesting of Digest”, que tras las nupcias concertadas por la abuela con el segundo hijo del jefe de una reserva mejor que la suya, un guerrero casi tan joven como ella, partieron juntos hacia la llamada “luna de las bodas”, cumpliendo fielmente con lo exigido por la antigua y respetada costumbre de los Ckree. Quería la tradición que los recién desposados partieran hacia un lugar oculto del bosque, donde habían de plantar por primera vez su tienda “tipi”(11) estrenada para la ocasión y generalmente regalo del padre de la novia. Allí habían de permanecer solos durante un creciente de luna -o más si fuera necesario- sobreviviendo únicamente de la caza y la pesca, hasta que la joven mujer pudiera al fin regresar embarazada poblado.

En tan grata circunstancia se encontraban cuando, para su desgracia, fueron hallados por cuatro o cinco bandidos de los Mathon Kiki -la mujer nunca pudo llegar a concretar el número- que sin mediar saludo o palabra alguna, asesinaron a golpes de machete al esposo, dedicándose después a violarla reiterada y salvajemente.

Cuando consiguió volver al poblado, desgarrada y sola, tras dos días de vagar por los bosques en estado de semiinconsciencia, estaba preñada. Al principio no fue capaz de articular palabra y, durante algún tiempo, permaneció en el más completo mutismo.

Algo después, tras varios días de cuidados y reposo, mitigadas las peores pesadillas de la fiebre, logró contárselo a la “anciana de magia” que había acudido a la casa paterna para cuidarla. La mujer recordaba bien de la vergüenza tan grande que sintió luego, cuando tuvo que relatar lo sucedido ante el consejo de ancianos. Fue una sesión interminable a la que acudieron ambos padres, el suyo y el del esposo fallecido. Guardaba vivo recuerdo de que una vez hubo concluido, se produjo un silencio muy largo; un silencio que no se acababa nunca. Y también de que ese silencio que nadie se atrevió a romper, se fue extendiendo lentamente sobre la cabeza agachada de los hombres viejos.

Por suerte, tras todo aquello, nunca más hubo de repetir la historia ni recordar los horribles detalles. Sin embargo, quedó muy extrañada, pues no hubo de partir con el suegro para vivir con la familia del marido, que era lo habitual entre ellos. Sino que permaneció como soltera en la casa paterna .

BIOGRAFÍA CONCISA DE MYKE SELVE-Mujer Indigena

Continuación…


Referencias:

(1) N. del A.- La cuadrilla estuvo integrada por algunos de los prófugos más peligrosos de la justicia federal que, buscando escapar de los agentes, habían optado por atrincherarse en esta abandonada comarca. Sus desmanes y fechorías fueron ampliamente difundidos y comentados entonces. Diversos diarios estatales, incluso alguno de tirada nacional, se hicieron eco de los mismos entre 1931 y 1936 mediante una serie de sensacionalistas artículos en los que invariablemente se describía con detalles horripilantes el estado de las víctimas. De esta forma consiguieron aumentar espectacularmente las ventas, obteniendo pingües beneficios a costa de tan horrendos crímenes.

(2) N. del T.- MussHell, según la toponimia normalizada por los atlas de nueva edición.

(3) N. del A.-  Se ha de observar tan curiosa actitud con cierto relativismo. No se puede olvidar que los enfrentamientos más sangrientos entre nativos y colonos se habían producido apenas cincuenta años antes. En determinados estados -como en el caso de Montana- el problema no había alcanzado una solución definitiva; motivo por el que nunca había dejado de estar vigente.

(4) “American National History” edición actualizada por BREAF, V. Jr., de la archipopular edición que la editorial “Cklan & Kuklus” hiciera en su Colection EE (Enseñar –Educando) de la “American History to yokels” by V. Breaf.

(5) Doc. 111; file II-444 by “Files, letters and manuscripts”. Number 36 on the Common Deposit; Federal Congress Library – Cuentan que por los años terribles de Sand Creek, Little BigHorn y demás episodios del brutal genocidio (como los que los descendientes de Samlex continúan perpetrando en cualquier lugar del mundo) cuentan digo, que un jefecillo comanche que se rindió a Sheridan, buscando quizás un trato humano para su familia, se atrevió a decirle: “Yo Tosawi, indio bueno”. Que fácil resulta imaginar cómo se le helaría la sangre cuando el general que estaba “deshaciéndose” de los clanes más belicosos, sin inmutarse, le respondió: “Los únicos indios buenos que he visto en mi vida estaban muertos”.

(6) De “Abaut some american monsters” by Kellogg, M. 1876.

(7) De “Abaut some american monsters” by Kellogg, M. 1876.

(8) La seriación de estrofas que narran el “Doloroso Camino de Venida”, más comúnmente conocida como “El Docamino”, constituye el himno más triste del pueblo Ckree. Resulta curioso pues, a pesar de ser un acontecimiento relativamente reciente, en el orden mental de los “cantos generales” sufrió una extraordinaria traslación. Nadie sabe por qué, pero acostumbran a situarlo al comienzo, en segundo lugar, justo tras las jubilosas canciones de “La Primera Mañana”.

(9) N. del T.-  Se debe a una incorrecta traslación al Inglés de “Roky Child”, el nombre que por su coraje y entereza se le había dado en la lengua Chippehwa-Shoud.

(10) N. del A.- Mil veces escuchada en la noche, la valiente historia del abuelo Peghilwo, sucedió allá por los tiempos del “gran embuste” y la carnicería de Samlex. Parece que el abuelo del abuelo de Mike, por entonces un crío de unos diez u once años, después de ver cómo fusilaban a sus tíos –por suerte su padre había muerto en el combate- y empujaban a su madre y las otras mujeres a vergajazo limpio, en un descuido agarró un guijo del camino y se lo lanzó al soldado que les espoleaba. Y lo hizo con tan buen tino que le saltó el ojo derecho al que les iba pegando. Si hubiera tenido dos años más lo hubieran ejecutado, pero aún era pequeño, por lo que se limitaron a sujetarlo entre dos hombres. Uno colocó su manita derecha, bien abierta, contra una gran piedra, y el otro, se la machacó de un par de golpes de culata. Las malas condiciones higiénicas y penuria de la caminata hicieron el resto. El muñón nunca recuperó la sensibilidad ni tampoco, claro está, la puntería. Por suerte, el abuelo del abuelo de Mike era un joven fuerte, y según contaban, con el tiempo, aprendió a utilizar su otra mano como antes la derecha.

(11) El “tipi” es la típica tienda de piel característica de los pueblos nómadas y cazadores de la pradera. Su forma cónica se debe a un rudimentario armazón de ramas que se sujetan junto al extremo superior. La estructura va cubierta con pieles curtidas generalmente pintadas con los colores y signos de la familia.

Anuncios