.

El baloncesto es un deporte de alternativa constante en el marcador y eso lo hace muy interesante. Sucede desde las escuelas hasta la NBA.

Allí los equipos están bastante equilibrados, salvo excepciones por arriba y por abajo. Los Golden State Warriors están destacando de forma escandalosa. Se han acostumbrado a ganar y no saben hacer otra cosa. Llevan 24 victorias seguidas.  ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Stephen Curry  está insultando a todos los que practican este deporte y por supuesto a los espectadores y telespectadores. Nos gusta ver el baloncesto por televisión, pero lo que está ocurriendo con este jugador es  de juzgado de guardia.

No hay derecho a que muestre sus habilidades de semejante forma. Nadie le quita el balón y casi todos los intentan. No conoce la distancia para encestar los triples. No se lo piensa y cualquier lugar del perímetro le viene bien. Se cuela entre los gigantes para sacar la falta o hacer una asistencia prodigiosa.

Un jugador de estas características puede enamorar. Pero hay que reconocer que a todos nos gusta que sean humanos. Que fallen de vez en cuando, que les salgan malas jugadas, que se caigan, que se enfaden, que pierdan balones, que cometan pasos e incluso dobles, y que les piten un poco.

Pero lo que no soporto es que alcance tan brillantes estadísticas sin despeinarse. Cuando sale a entrenar, antes de pisar el parquet,  lanza un tiro desde el túnel de vestuarios y el balón se cuela entre la red. Eso está prohibido. A este paso la va a meter desde su casa. ¡Ya está bien! ¿Dónde está el defensor de los jugadores normales?

Stepehn Curry es una amenaza. Una amenaza constante. No me gusta que nos insulte con su magia y con unas artes que encandilan, pero la amenaza que se cierne es muy peligrosa. Está amenazando al más grande, pero creo que Michael Jordan es único, irrepetible e inalcanzable. Todavía no ha nacido…

. Insulto y amenaza - NBA.

Suelto escrito por Pepe Marquina

 

 

Anuncios