Este es el título de un artículo y de un diario de Julio Collado.

Dice Julio, entre otras cosas,  que la perplejidad nace “de la inabarcable belleza del mundo,  de la incontenible salida  del sol cada mañana o de la bellísima presencia de una rosa en nuestras manos”.

Pero la perplejidad, y ahí es donde Julio quería llegar,  también abarca “las acciones humanas incomprensibles. Todos digerimos a la larga esas acciones humanas incomprensibles,  sin demasiado desgarro”.

Julio es contundente: “La costumbre todo lo vacuna”.

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios