.

Siempre me gustaron los juegos de mesa. El ajedrez, las damas, el parchís…

Por supuesto el juego de la oca también. Era entretenido y cada vez que caías en la casilla de la oca, me encantaba porque saltabas a la siguiente oca y seguías tirando.

“De oca a oca y tiro porque me toca”.

Cómo echo de menos a la oca.

Qué lejos están las ocas.

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios