.

Siempre que hablamos de piojos hablamos de los piojos de la cabeza.

Nos tocamos instintivamente la cabeza y notamos ciertos picores. Sabemos cómo llegan allí, cómo pasárselos al compañero de trabajo o del pupitre, conocemos la forma de erradicarlos, cómo se reproducen. Lo sabemos todo de los piojos de la cabeza.

Quiero utilizar este espacio para reivindicar los otros piojos, los piojos púbicos. Sí, que también existen. Sin embargo nadie sabe cómo han llegado allí, aunque todos nos lo imaginamos.

Ya está bien de hablar siempre de los mismos piojos. Y confundir a la gente creyendo que les gusta el pelo sucio. Al contrario, les gusta el pelo limpio y recién lavadito.

Pido igualdad de trato para todos los piojos. Los piojos púbicos están muy centrados y se merecen estar a la altura de la cabeza. Cuando están ahí, es por algo, y no sólo para picarnos donde más nos duele.

.Los otros piojos

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios