.

Hace unos años había un político que ponía firmes a todos los ministros, a todos los diputados, a todos los simpatizantes, a todos los votantes, a todos los afiliados y a todos los que le miraban de frente.

Utilizó un lema que lo llevó a la práctica: “el que se mueva no sale en la foto”.

Todos se lo creyeron. Todos querían salir en la foto y, por tanto, ninguno daba indicios de moverse un sólo milímetro de lo establecido.

Las fotos, como conclusión, salían perfectas.

Hoy, con el guirigay que existe en el ámbito político, no hay coalición que se ajuste para hacerse la foto.

Hay tanto movimiento interno, y externo, que no hay político que cuadre la foto, ni fotógrafo que cuadre la tropa.

.El fotografo

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios