.

Cada cual tiene su forma de expresar el cariño. Y hay quien lo hace con vistas a la calle y otros en los momentos de intimidad.

No a todos les gusta que televisen sus momentos más íntimos.

Hay a quien le gusta dejar detalles para la galería. Aunque sea un simple piquito. Para la galería del mundo. ¿Por qué?

A mí no me gustan los piquitos públicos, me interesan más los picotazos privados. Sí, sí, esos picotazos que no se ven, que se hacen con nocturnidad, y  los efectos se producen sobre frágiles destinatarios. Los picotazos, como su propio nombre indica, son muy picotazos. Detrás de cada piquito público, buscando la complicidad de la concurrencia y el aplauso demagógico, hay un picotazo  privado.

Desde muy pequeñito le oía decir a mi padre: “virtudes públicas, vicios privados“.

.piquitos

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios