Fragmento de un artículo de José Luis Salas Oliván, extaído de su blog http://viajaconjoseluis.blogspot.com.es/

“El camino traza,  en fuerte pendiente,  una doble curva y desciende desde el alto que domina el valle,  hasta la orilla del río que está agazapado tras una abundante vegetación de ribera, o de galería, (álamos blancos, chopos negros, sauces, tarays). Forma un ecosistema de gran valor natural, un pasillo verde, un corredor ecológico, que sirve para el desplazamiento de animales.

Aunque el otoño y el invierno han desnudado los árboles, las orillas están tapizadas de hierba, reverdecida tras las últimas lluvias. El río fluye tranquilo espejeando el claro sol de una agradable mañana primaveral.

El río pasa rozando los cerros, muy aptos para la nidificación de numerosas especies de aves.    Los montes están desnudos, aunque bordeando la senda,  la abundante espadaña levanta orgullosa su floreada cabeza.

El río sigue abrazando a la ciudad al pasar por la antigua Complutum,  a pesar de que la ciudad vive de espaldas a él”.

Suelto escrito por Pepe Marquina

 

Anuncios