Hay un compuesto químico que es muy variable en sus propiedades.

Unas veces es benigno, la mayoría de las veces, pero otras veces mata con gran rapidez.

Según su estado,  unas veces puede escaldarte y otras congelarte.

Si se junta con otras moléculas puede formar ácidos tan desagradables que pueden dejar a los árboles sin hojas y los rostros de las estatuas desfigurados.

En grandes cantidades, si se agita con furia, puede derribar edificios y da mucho miedo.

Quién vive en ese compuesto puede perecer asesinado. Sin embargo muchos prefieren vivir con él, que les da la vida, que no lejos, que encontrarían la muerte.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios