Hojeando una revista de anuncios me he detenido en uno que paso a relatar.

“Vendo abrigo de visón”. Yo me pregunto por qué lo vende. “1000 euros”. Parece ser que es una ganga. Después añade: “Su precio original eran 6.000 euros”. Continúa convenciendo: “Me lo he puesto tres veces”.

Es evidente que se puede deber a que la señora se ha quedado en el paro y quiere recuperar un dinerillo, o a que está haciendo limpieza general, o le han regalado otro abrigo de más valor. Mil cosas.

Ante mi duda, que no me permitía dormir,  opté por llamar a la susodicha para asegurarme sobre cuál era el verdadero motivo de vender el abrigo de visón.

“Me he vuelto defensora de los animales” -me dijo- “y formo parte de un grupo ecologista”.

.vison

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios