.

Henning Brand era alemán y químico.

Corría el año 1675. Parece ser que en aquella época Henning se aburría algo y decidió  extraer el oro, que él creía que contenía la orina.

Ni corto ni perezoso compró 50 cubos de colores,  en los chinos. Los colocó en un sótano que tenía debajo de casa, junto a los coches. Los llenó de orina humana. No quiero contar el proceso de llenado, y menos si llegó a enterarse su mujer. “Hay que tirar de la cadena, que si no huele”.

Cincuenta cubos llenos de orina humana. Quería extraer el oro que había en la orina.  Al cabo de dos semanas de buen reposo,  la calentó hasta la ebullición, quitó el agua y obtuvo un producto sólido y tóxico. Luego se transformó en sustancia cérea y translucida.

Al cabo de un tiempo la sustancia comenzó a brillar en la oscuridad. Le llamó fósforo, “portador de luz”. Si se exponía al aire comenzaba a arder de forma espontánea y con mucha frecuencia.

Cuidado con lo que buscas. No sabes lo que puedes encontrar.

.Henning Ben

Suelto escrito por Pepe Marquina

 

Anuncios