Se llama Ana y es admirable.

Cuando se acercaba a los 40 decidió hacer ejercicio con seriedad. Pero antes se marcó un objetivo, porque ella es de objetivos. Ni más ni menos que prepararse para correr un maratón. Algo así como 42 kilómetros.

Desde el primer día comenzó a trabajar progresivamente hasta llegar a grandes números a lo largo de cada semana. Nunca conoció las inclemencias, pues los objetivos estaban muy por encima de ellas.

Después de correr unos cuantos maratones por el mundo, Ana luce un cuerpo de escándalo  y un cerebro envidiable.

Lo recomienda como una forma de vida saludable que crea adicción y es barato. Está al alcance de cualquiera y los beneficios no tienen límite.

Ella sólo entiende de objetivos y esfuerzos. No conoce las excusas.

Ana, sencillamente es admirable.

.Ana

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios