.

Eso me dijo la profesora. Yo le dije que no estaba de acuerdo.

-Un cinco es un cinco -le dije enfadado.

-El cinco es un cuatro -me contestó con dureza para zanjar el asunto.

No era capaz de entender su razonamiento. Me dijo que él siempre tiene que ser él. Y ella siempre tiene que ser ella.

– ¿Y la evolución del personaje? -insistí.

-Si a ella le das la voz de él, ¿quién es ahora él?. Él siempre tiene que ser él, por mucho que evolucione. Los personajes no son de ida y vuelta. Ella siempre será ella, jamás adaptará la voz de él, por mucho que a él le gustase que fuera ella quien hablase ya como él.

O sea…-quise resumir.

-Si él es él, estamos en lo correcto -trató de aclararme ella-. Si ella toma la postura de él  y ella adopta la voz de él, ella deja de ser ella para ser él. Repito, ¿quién es él entonces? ¿Ella?

Y siguió el resto de la tarde diciéndome  que ella no es él. Y encima me volvió a decir que “El cinco es un cuatro”.

 

(Este suelto es un guiño a la persona que mejor lo puede entender).

.el 4 es el 5

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios