.

Dice la leyenda, que parece ser que Dios tuvo alguna duda a la  hora de crear a la mujer.

Después de mucho pensar decidió tomar:

“La redondez de la luna,

las suaves curvas de las olas,

la tierna adhesión de la enredadera,

el trémulo movimiento de las hojas,

la esbeltez de la palmera,

el tinte delicado de las flores,

la amorosa mirada del ciervo,

la alegría del sol,

las gotas del llanto de las nubes,

la inconstancia del viento,

la fidelidad del perro,

la timidez de la tórtola,

la vanidad del pavo real,

la suavidad de la pluma de un cisne,

la dureza del diamante,

la dulzura de la paloma,

la crueldad del tigre,

el ardor del fuego,

la frialdad de la nieve”.

 

Lo que la leyenda cuenta a continuación es digno de otro suelto.

.feminidad

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios