.

Lo intuía, lo presentía. Pero no por ello iba a dejar de tener ilusiones.

Las ilusiones no hay que perderlas, hay que cultivarlas y proyectarlas hacia el futuro, pero claro siempre y cuando tengan base del pasado o por lo menos del presente.

Llevaba tiempo detrás de ella. No queríamos juntarnos por lo mismo. Ella,  por lo que me iba a decir. Yo,  por lo que creía que iba a escuchar.

Y la escuché. Vaya si la escuché. Fue directa al corazón. Como un gancho de izquierdas. Con pasión, como todo lo que hace.

Me lo dijo con claridad. Y cuando estas cosas se dicen, hacen falta pocas palabras. A veces sin palabras.

Pero yo tenía ilusiones. Y trataba de conservarlas.

En cuanto estuve con ella, mis ilusiones, aquellas ilusiones dejaron de serlo.

Lo dicho: Ilusiones perdidas.

.ilusiones

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios