.

El otro día me dijo Milena si quería ir a jugar al tenis con ella.

Le encanta jugar al tenis. Se viste de blanco, con su faldita voladora y su cuerpo a juego. Se pinta y repinta.

  • -No tardes mucho en prepararte -le dije.
  • -Me tengo que arreglar mucho -me contestó.
  • -¿Por qué? -le pregunté.
  • -Sabes que la gente me mira y me admira -me contestó-. No puedo ir de cualquier manera. No puedo defraudar.
  • -A la gente sólo le interesa cómo golpeas la pelota -insistí-.
  • -Cuando estoy en la pista -me dijo- la gente nunca sabe dónde está la pelota.

Llegamos a las pistas y se puso a mirar las rayas. Comenzó a decirme que las líneas no estaban rectas.

Al cabo de un rato, un poco enfadado le dije:

  • -Milena, si venimos a jugar al tenis, lo que hay que hacer es jugar al tenis y no mirara a ver si las líneas están rectas.

Milenia

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios