.

“Soy una persona que intenta ser una buena influencia para los demás. Estoy convencido de que toda la positividad que transmitamos tiene un efecto dominó sobre los que están cerca de nosotros.

La educación de mis padres es clave en este aspecto.

A mí, lo que me funciona, es tratar de tener siempre una actitud positiva ante la vida.

Hay que levantarse cada mañana de la cama con la predisposición de hacer las cosas lo mejor posible.

Es muy importante que, aunque estemos atravesando un mal momento, pensemos que siempre podría ser peor.

No soporto las quejas, ni las excusas, porque no nos conducen a ningún lado. Esa es una mentalidad que sólo puede abocar al fracaso.

El ser optimista y constructivo, el querer superarnos a nosotros mismos cada día y estar agradecido por todo lo que tenemos, son mandamientos fundamentales que deberíamos mantener siempre muy presentes”.

Autor: El filósofo Pau Gasol. (También juega algo al baloncesto en ratos libres).

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios