.medicina

Querida Sarita: Si algún día estudias Medicina y tienes la posibilidad de ejercer el noble ejercicio de curar a los enfermos, además de felicitarte, te diré que será para mí una de las mayores alegrías, aunque no pueda verlo.

Los técnicos que arreglan el ordenador desempeñan una gran labor. Incluso los que arreglan coches. Pero tener el talento necesario y la adecuada capacidad y sabiduría  para arreglar un cuerpo humano, es lo más grande que existe. Ya sea un niño, un adulto o una persona mayor.  Desde una gripe, una neumonía o la extirpación de un tumor.

El  día de tu graduación (hoy) es un día muy grande para ti. Te premian tu esfuerzo con un título, el título de Medicina que te habilita, previo MIR y especialidad, para llevar a cabo un proceso de atención con los pacientes, realización del diagnóstico de la enfermedad, el tratamiento correcto, la convalecencia precisa  y la recuperación de la salud. ¿Hay algo más grande que la salud? Sí. Recuperarla, cuando se ha perdido. Esa es tu gran labor. Ahí encontrarás tu satisfacción como persona y como profesional.

 Tu formación será continua a lo largo de la vida, para conocer las últimas novedades y avances médicos. Tu evolución se adaptará a las nuevas necesidades del mundo en el que vivas.

Has de ser competente en el trabajo, cercana en el trato con el enfermo, pues ya sabes que muchas veces cura más una palabra cariñosa que cualquier componente químico.  Y sabia. Sabia  para aplicar tus conocimientos a las necesidades de cada paciente.

La salud no es todo. Sin la salud no hay nada.

Ayer Sarita y,  hoy doctora.

Sara marquina

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios