.

Tres chicos alquilan un piso. Compran los muebles más baratos que encuentran en distintos anuncios.

El sofá les cuesta quince euros. Es un poco incómodo, sobre todo la primera vez. Y la segunda. Incluso la última.

Notan molestias en la espalda, como pinchazos. Investigan, estudian y analizan esas molestias. Encuentran sobres rígidos. Rígidos por el contenido en su interior. Cada sobre tiene un nombre. Abren el primer sobre y contiene dinero. Pasan al siguiente y aparece más dinero. Y así hasta que abren todos los sobres, bien repartidos por el sofá, hasta llegar a los 36.000 euros que estaban escondidos.

Piensan que a lo mejor ese dinero son los ahorros de alguien durante muchos años de vida, y que no se fiaba de  los bancos.

El sofá era de una señora mayor que había guardado ese dinero por si un día moría su marido y ella no disponía de bienes. Siempre me quedará el sofá -pensaba.

Pero al caer enferma sus familiares vendieron el sofá.

La señora recuperó el dinero y les dio trescientos euros a cada uno de los tres estudiantes.

Siempre me dijeron que si compras barato tendrás más de una sorpresa. Pero no sabía a qué se referían.

.billetes

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios