.

Era químico, pero además era médico. Se llamaba Hermann Boherhaave.  Era holandés,  nació en 1668 y murió en 1738.

Cuando murió dejó en herencia un único libro sellado, cuyo atractivo título era el siguiente: “Los secretos más exclusivos y más profundos del Arte Médico”.

En una subasta pública el único ejemplar, todavía sellado, fue vendido por 20.000 dólares en oro.

Cuando el nuevo propietario lo abrió observó que el libro tenía todas las páginas en blanco. Sólo en la primera página había una frase manuscrita por el autor que decía lo siguiente:

“Conserve la cabeza fresca y los pies calientes. Hará empobrecer al mejor médico del mundo”.

.Nedicina https://en.wikipedia.org/wiki/Herman_Boerhaave

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios