Fue un beso eterno. Comenzó el 14 de Agosto de 1945.

Ella, enfermera, no fue consciente de la foto que le hicieron con un marinero que pasaba por allí. Se enteró 20 años después.

El marinero George Mendonsa, muy contento por la finalización de la II Guerra Mundial, cogió a la enfermera de forma impetuosa y lo celebró con un beso. Fue una forma de dar las gracias a todas las enfermeras por lo que habían hecho por todos los soldados durante la guerra. Ella, comprensiva, lo entendió sin ninguna explicación. No fue romántico el beso, fue una muestra de agradecimiento sin contemplaciones, ni previo aviso.

Se llamaba Greta Zimmer. Murió hace unos días con 92 años. Nos deja su beso robado.

.

beso

George Mendonsa & Greta Zimmer

.

 

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios