“MEDIO PAN Y UN LIBRO”

.

Siguiendo con la famosa conferencia de Julio “Una infancia sin libros”, extraigo este jugosísimo fragmento.

Se quejaba Julio Collado de la escasez de libros en épocas pasadas, pero reconoce que se debía a la pobreza generalizada de todos los españoles.

Fragmento:

García Lorca en 1931 -dice Julio-, cuando inauguró la biblioteca de Fuente Vaqueros, su pueblo natal, tituló su alocución “Medio pan y un libro”.

Junta dos expresiones que conforman el adagio latino: “Primun vivere, deinde philosophari” (primero vivir; después, filosofar). Y la frase evangélica: “No sólo de pan vive el hombre”. Cervantes ¡qué humor! monta un dialogo entre el caballo del Cid, Babieca; y Rocinante, el del Quijote.

-Babieca: “Metafísico estáis”

-Rocinante: “Es que no como”.

Lorca expresa con genialidad la necesidad de comer, pero más aún la de leer:

“Yo, si estuviera desvalido en la calle, no pediría un pan, sino medio pan y un libro… Tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas; pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios sufre una terrible agonía, porque son libros lo que necesita, y ¿dónde están esos libros?.

Los pueblos debían pedir libros, como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras”.

.medio pan y un libro

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios