Fragmento textual extraído  de un artículo de Julio Collado:

Fray Luis de León,  fraile agustino, poeta y humanista,  murió en Madrigal de las Altas Torres un 23 de Agosto de 1591 en el Convento Agustino de Extramuros, hoy en ruinas y ayer conocido como El Escorial de Castilla por su magnífico claustro.

A Fray Luis lo metieron en la cárcel por pensar diferente, por traducir al castellano para una amiga el poema bíblico de amor “El Cantar de los Cantares”  y por rencillas y envidia entre órdenes monásticas. Ya se sabe que el peor enemigo es el de casa. O como dijo con humor el político Pío Cabanillas: “Al suelo, que vienen los nuestros”.

Fray Luis escribió, sobre esas miserias humanas, estos versos que no han perdido nada de actualidad:

“Aquí la envidia y mentira

me tuvieron encerrado.

¡Dichoso el humilde estado

del sabio que se retira

de aqueste mundo malvado,

y con pobre mesa y casa,

en el campo deleitoso,

con solo Dios se compasa

y a solas la vida pasa,

ni envidiado ni envidiosos”.

Cuentan sus biógrafos que Fray Luis solía empezar sus clases en la Universidad salmantina resumiendo la lección del día anterior y que, al volver después de cinco años de cárcel, comenzó con la frase “Decíamos ayer” como si no hubiera transcurrido el tiempo.

.frai luis de leon

Suelto escrito de Pepe Marquina

Anuncios