.

En mi opinión, hoy por hoy es el más grande.

Nunca había escrito nada sobre Messi. Y le tenía ganas.

Con el balón controlado surgen nubarrones de tormenta en el oponente más aguerrido. Es sinónimo de peligro constante y acecha como un depredador sin escrúpulos. Su presencia en el campo, para el contrario, siempre es inquietante.  Y nunca tiene un mal resfriado de fin de semana. Crea miedo en el terreno de juego y tensión en la grada. Es el jugador que más emociones encontradas genera. Donde pone el ojo genera tres puntos. Es desequilibrante.

Tiene una izquierda,  mejor que muchas derechas juntas.

Hasta los más recalcitrantes se rinden ante él. Sólo la objetividad, tan ausente en el fútbol, nos hace declarar lo evidente. Hace mejores a los buenos. Es el más grande.

Ante Messi me quitaría el sombrero. Aunque como decía el castizo, al no llevar sombrero, me quito el cerebro.

Messi.

Suelto escrito por Pepe Marquina

 

Anuncios