En el suelto anterior “Cuerpos” Julio Collado nos hablaba del alimento del cuerpo. En este nos habla del otro alimento, del espíritu:

.

“Hoy parece científicamente probado lo que ya adelantaron, entre otros, el griego Hipócrates (“Que tu medicina sea tu alimento y tu alimento sea tu medicina”) y el filósofo alemán del XIX, L. Feuerbach (“Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”).

 Un texto del genial Lewis Carroll, “Alimentar la mente” de 1890, ¡ya ha llovido!, puede ilustrar la permanencia de estos males y la necesidad de usar el humor para verlos y ponerles freno: “Me pregunto si existe algo parecido a una mente OBESA. Realmente, creo haber conocido a una o dos; mentes que tendrían dificultades en mantener el mínimo trote en una conversación, que no podrían saltar una valla lógica ni aunque les fuera la vida en ello, que se atascan rápidamente en estrechos argumentos y que, en resumen, no están en condiciones de hacer otra cosa que no sea andar dificultosamente por el mundo”. 

.Alimentar la mente - Lewis CAroll

Suelto “escrito” por Pepe Marquina

Anuncios