Breve extracto de un artículo de Julio Collado:

.

“Pensaba Sócrates que el oficio de filósofo o maestro era muy parecido al de partera que tenía su madre Fainarate.

Al igual que ella ayudaba a alumbrar a un bebé que estaba escondido, así el filósofo debía ayudar al alumno a descubrir el saber que guardaba en su interior.

Para lograrlo, se valía de preguntas, a veces de “perogrullo”, de modo que fuera el propio alumno el que ante el desconcierto, reflexionara y buscara las respuestas por sí mismo.

Como las respuestas siempre dejan flecos, provocan nuevas preguntas y así indefinidamente. Porque nunca se podrá conocer cabalmente la verdad. Un grafitero argentino lo expresó con esta frase: “Cuando sabía la respuesta, me cambiaban la pregunta”.

Es el modo de evitar el monólogo del maestro para entrar en el diálogo con el alumno; y ambos con la realidad inaprensible que los rodea. Es el arte de la mayéutica. El arte de preguntarse, el arte de nunca dar por incuestionable ninguna respuesta venga de donde venga”.

.Fainare la madre de socrates

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios