.

Tengo un amigo que me propone subir a las tetas, porque en otoño -me dice- se erigen en todo su esplendor. Como si en primavera no fueran dignas de ser vistas y requetevistas -pienso yo-.

Me dice que llegar hasta ellas no es difícil. Yo me sonrío, porque él tiene mucha guasa. Me dice que son como dos plataformas calizas que saltan a la vista casi sin mirar.

Me propone que escalemos primero la izquierda por aquello de buscar un lateral discreto, y una vez coronada, disfrutemos de lo que nos brinda la hermosa naturaleza.

Luego  nos intercalaremos por el canalillo y sin enterarnos estaremos subiendo la teta derecha. Me dice que la derecha es más placentera.

.

las tetas de viana

Las tetas de Viana – La Alcarria

 

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios