.

Me cuenta Julio Collado “que andaba cariacontecido los días pasados de noviembre esperando la lluvia y lo que le llegó fue el Viernes Negro.

Hasta hace unos años -me cuenta Julio- en España, los viernes populares eran el de Dolores y el Santo. Cuando oyó por primera vez que a un viernes lo anunciaban como Negro, pensó lo peor.

Lo negro, en castellano, siempre anuncia luto y tragedia. Por ejemplo el incendio de una fábrica o el asesinato de una mujer a manos de su ex-pareja. Pero se equivocaba. Este Viernes Negro anunciaba a bombo y platillo las rebajas más rebajadas del año.

El adjetivo negro  ahora significa alegría. La posibilidad, inventada por los comercios estadounidenses y copiada aquí inmediatamente, para eliminar de sus balances el “saldo en rojo”.

.viernes negro

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios