Inicio

“Puenteando a mi jefe (sin hacer mucha sangre)” … Alejandro Nanclares

Deja un comentario


.Puenteando a mijefe

I

Al llegar a casa, lo primero que hizo Emma fue ponerse un dedo escaso de whisky. Nada más que dos hielos y un chorro largo de setz.

A continuación se tiró sobre el sofá y empezó a beberlo a sorbos pequeños, intentando tranquilizarse. Hacia la mitad comenzó a sentir el calor del destilado; también a encontrarse un poco más serena. Sin embargo, mientras se arrellanaba y recostaba su nuca entre los cojines, se vio reflejada en el espejo del aparador. Por la arruga del ceño y algún que otro rasgo de crispación en el rostro, reconoció que la tensión no había desaparecido del todo. No, no era posible. No era justo que una ERE llegara hasta su nivel. Con lo que se había esforzado para llegar hasta ahí. Sólo de pensar en ello le volvía la jaqueca. Entonces, en vez de relajarse y dejar que el licor siguiera haciendo su trabajo, de forma maquinal pero consciente, comenzó a poner en práctica todo aquello que le habían enseñado: cuello recto, en línea con la columna; hombros sueltos y caídos; barbilla al pecho, clavículas distendidas.  Era la primera vez que creía sacarle algún provecho al precio de los cursos de yoga. Y aún así, no tenía del todo claro que aquello funcionara ¡Maldita Ruth! ¡Qué tramposa! Pero qué se habría creído esa mosquita muerta! Más

“Bestiario” … Alejandro Nanclares

Deja un comentario


Bestiario

No pensaba comprar nada, solamente paseaba del brazo de Gina curioseando entre los tenderetes de libros viejos de ocasión.

Tampoco sé por qué me interesó aquel lomo de piel. Quizá por la pátina de su badana, ajada pero lustrosa de tanto uso.

Las tapas tenían una pequeña hebilla asegurando el contenido y, al abrirla, las páginas cayeron al suelo como si nunca hubieran sido encuadernadas, sólo apresadas. Me agaché instintivamente para enmendar el desastre, antes que llegara el vendedor. Demasiado tarde. Dijo que era culpa mía y debía comprarlo.  Azorado, no me atreví a protestar. Tampoco me pareció caro. Más

“Ed Van der Elsken”. … Alejandro Nanclares

Deja un comentario


ED VAN DER ELSKEN

1

El lunes pasado fui, con mi hermano y mi cuñada, a ver la exposición sobre el fotógrafo holandés Ed van der Elsken. Está en la Fundación Mapfre de Recoletos y resultó un día desapacible, con frío y mucho viento. Mi hermano es también fotógrafo y su carnet de minusvalía le permitió  entrar  gratis con un acompañante; en este caso su esposa. A ella, el guardia de seguridad le pidió que pasara el bolso por el arco del scanner. Por suerte, dentro había poca gente.  Más

“Te prometo que no volverá a suceder” … Alejandro Nanclares

2 comentarios


.te prometo que no volvera a suceder

Parte II ….–>  Esa misma tarde, mientras paseaba por aquí y por allá, en un momento dado cayó en la cuenta. Al fin comprendió el origen de tan peculiar comportamiento. Aquella mujer había encontrado en la inmovilidad su estrategia. No recordaba dónde, pero  Mon había leído que algunos animales, como las gacelas de Thompson o los corzos, al sentirse amenazados se paralizan. Que son capaces de adoptar la inmovilidad  más absoluta para pasar desapercibidos. Que el miedo les hace incluso detener la propia respiración durante unos pocos minutos. Y precisamente eso era lo que él había visto: la inercia de una cautela muy parecida al miedo. En el caso de Crista, la conciencia de su propia fragilidad le había llevado a elegir idéntica defensa del mimetismo. Más

“Te prometo que no volverá a suceder” …Alejandro Nanclares

2 comentarios


Parte 2

.te prometo que nunca volverá a suceder

 Parte 1 ….. Ordenó lo poco que llevaba en la mochila sobre los estantes del armario y luego se tumbó en la cama. Quería calcular las consecuencias de su decisión y cómo empezaba a planteársele la nueva circunstancia. Intentaba imaginar qué podría decir ella, cuál sería la opinión de su esposa de saber qué era de él en ese momento. Sopesar, también, si por una vez había actuado tino y con sensatez, pero poco rato después se quedó dormido. Despertó un par de horas más tarde, cuando la luz de la tarde había comenzado a decrecer. Tomó una ducha rápida, se afeitó, se cambió de camisa y, tras cerciorarse que la ventana francesa quedaba cerrada, dio media vuelta al edificio con dirección a la puerta principal. En la barra, entre ambos cumplimentaron su ficha delante de una cerveza fría y, una vez acabada, Teo le hizo pasar al comedor del establecimiento, al que se accedía desde la misma sala del bar Más

Older Entries

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: