Inicio

“Papeles en la pared” …Merche Postigo

1 comentario


.Papeles en la pared -telefono

Los viernes a las siete de la tarde, de vuelta de la rutina de un trabajo en una oficina sin luz ni ventanas, Pascual se quitaba la ropa sudada por el calor y por la ausencia de aire acondicionado, se refrescaba bajo la ducha, y una vez enfundado en el viejo chándal de felpa del instituto se sentaba en el sillón, junto a la ventana, y marcaba aquel número en el teléfono. La llamada de los viernes. Ella en la distancia esperaba. Más

Anuncios

“Invitación de boda” …Merche Postigo

2 comentarios


.Invitación de boda - la carta

El día que decidí volver a casa no sabía muy bien lo que hacía. En ocasiones te empeñas en saltar muros imposibles hasta que ves la altura de las vallas. Habían pasado muchos años desde que abandoné a mi entorno. Tenía solo veinte y muchos deseos escritos en un pedazo de papel. Ahora llevaba tiempo buscando motivos para regresar.

Más

“Volando” …Merche Postigo

2 comentarios


.Mujer de viaje

.

La cola del embarque comenzó a formarse mucho antes de que la compañía llamara para el vuelo.

Yo me levanté del asiento de escay de la sala de espera, identifiqué al pasajero que estaría delante de mí en la cola durante la espera para el embarque y marqué mi territorio. Los franceses son conocidos por su falta de disciplina a la hora de mantener los puestos de espera en una cola y mi vuelo iba a Paris. Una asistente de tierra de la compañía aérea comenzó a revisar los pasaportes de los viajeros, cotejando los nombres del documento con las tarjetas de embarque que llevábamos en la mano. Entonces y, si todo estaba en orden, la asistente de tierra te hacia una marca en la tarjeta de embarque y pasaba al siguiente pasajero. Yo respiré aliviada cuando garabateó mi tarjeta, todo en orden. Más

“Camisas blancas” … Merche Postigo

2 comentarios


.camisas blancas - ventanas abiertas

Cuando la muerte me llegue quiero que me encuentre loco para recibirla sonriendo. Me dijo aquel día en la lavandería, después se dio media vuelta, y continuó su camino, sin despedirse.

Ya estaba loco cuando huyó por las escaleras. Más

“Amanece Madrid” …Merche Postgio

Deja un comentario


.Amanece Madrid .. Gran Via

Domingo por la tarde. Un avión aterriza en Madrid. El piloto da la bienvenida y desea una feliz estancia a todos los pasajeros. La temperatura es buena, treinta grados, estamos en la mitad de Agosto. La tripulación también da las gracias por volar con ellos. Los viajeros van abandonando el avión con prisa. En la terminal del aeropuerto hay mucha gente. Ella no tiene prisa. Compra un teléfono y camina por las cintas automáticas hasta encontrar la salida. Nadie la espera. Está de vacaciones.

Más

“Balones Fuera” …Merche Postigo

3 comentarios


.Baolones fuera - café con leche

Hace mucho tiempo que nadie sabe nada del joven moreno que vivía en el apartamento colindante al mío. Un chico de veintidós años del color del café con leche. Igual al de los caramelos de la Viuda de Solano que me comía a escondidas de pequeña, en casa de mi abuela. Quizás mi vecino era un poco más oscuro que los caramelos, como si la proporción de café hubiera superado a la de leche.

Más

“Molestando a las palomas” …Merche Postigo

4 comentarios


.Molestando Palomas - Mujer - Lei Silva

Los domingos voy a pasear con mi marido y su hijo. Mi marido estuvo casado antes de conocernos, yo también. Su hijo tiene cinco años. Ayer era domingo y salimos temprano hacia el parque. Mi marido llevaba pantalones caquis, unos cómodos chinos. Estamos en verano y mi marido se había puesto una camisa blanca, de lino, muy fresca. Había dejado los dos últimos botones sueltos, mostrando sus escasos pelos pectorales. Mi marido tiene muchas manías y esta, la de dejar su pecho a la vista de todos, es su preferida. A mí me recuerda a un legionario trasnochado. Con resignación y cariño le cerré el penúltimo botón, después le di un beso de regalo en la mejilla, que él me agradeció con una sonrisa, y comenzamos el paseo por el parque. El hijo de su anterior esposa, revoloteó a nuestro alrededor todo el tiempo que duró el paseo. El niño cumplió cinco años el Mayo pasado. Cinco años es una edad difícil de manejar, para mí una edad insoportable, yo no tengo hijos. EL niño llevaba los pantalones iguales a los de su padre, un tono más oscuro, conjuntados con una camiseta lacoste amarilla, que su madre le había regalado. La mujer de mi marido compra siempre las camisetas en Francia cuando visita a su familia. El hijo de mi marido desciende de los doce pares de Francia, o eso dice su madre. Ahora ella vive en Carabanchel. Más

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: